El inquietante experimento Filadelfia, ¿es posible la teletransportación?

Es curioso mencionar que varios de los ‘gadgets’ que facilitan la vida humana hoy en día, en su gran mayoría fueron desarrollados con fines militares en un principio.

En el año de 1943, ocurrió un extraño suceso, que ha dado hasta el día de hoy sobre qué hablar y debatir entre ufólogos, científicos, escépticos e internautas.



El experimento Filadelfia, nombre que le dio el ufólogo Morris K. Jessup a un supuesto experimento estadounidense en el que, la armada trató de invisibilizar el conocido USS Eldridge (un destructor naval) de dispositivos electrónicos e involuntariamente, terminó siendo teletransportado por un corto periodo de tiempo, a 600 kilómetros, rumbo al puerto de Norfolk (Virginia, USA).

Este hecho ha sido reportando innumerables veces como falso, pero varios elementos de la marina que aseguran haber presenciado dicho evento, renunciaron a sus labores y parecen tener secuelas psíquicas graves, a pesar de ser un evento falso.



En 1955, Morris Ketchum Jessup, un vendedor estadounidense de automóviles, publicó The Case for the UFO (‘el caso de los ovnis’), en el que analizaba los medios de propulsión que podría utilizar un platillo volador del estilo de un ovni.

El 13 de enero de 1955, Morris Jessup recibió una carta de un tal Carlos Miguel Allende. En ella, Allende informaba a Morris Jessup del Experimento Filadelfia, aludiendo como prueba a artículos periodísticos de la época. Allende también decía haber sido testigo de la desaparición y reaparición del destructor Eldridge mientras trabajaba en un barco mercante que se encontraba cerca, el SS Andrew Furuseth. Incluso mencionó los nombres de otros tripulantes del Andrew Furuseth, y decía saber del destino de algunos miembros de la tripulación del Eldridge tras el experimento, incluyendo uno que él vio desaparecer durante una pelea en un bar.

En dicho experimento, Allende señala que la principal teoría que sostenían los científicos de la armada estadounidense, para poder lograr la invisibilidad a un buque de guerra, era la teoría del campo unificado, desarrollada por el mítico físico alemán Albert Einstein.

Al concluir que la desaparición del barco fue exitosa, Allende terminó diciendo que ocurrieron también efectos secundarios catastróficos, en los que se vieron severamente afectados los tripulantes del USS Eldridge, entre los que destacó ser consumidos por las calderas, aparecer con malformaciones, o desaparecer por completo tiempo después.

Jessup pidió como respuesta a la correspondencia a este hombre, solicitar alguna evidencia de dicho suceso con fotos o publicaciones impresas de algún diario, sin embargo, cuando recibió una respuesta, el sujeto ahora se hacía llamar Carl M. Allen.

Carl Meredith Allen fue un ex miembro de la marina estadounidense, en la división mercante, quien afirmó ser la persona que envió la correspondencia a Jessup, con quien afirmó que el USS Eldridge había conseguido no sólo desaparecer, también se teletransporto a Norfolk.

Algunos marineros junto con Carl Allen, mencionan que al reubicarse el buque de guerra nuevamente en Filadelfia, la tripulación que se re-materializó a su vez, terminó con malformaciones, apareciendo con extremidades de su cuerpo unidas al barco, reapareciendo en lugares que no debían, entre otros accidentes.

Esta teoría es rechazada principalmente por los comentarios del ensayista estadounidense Robert A. Goerman (1952-) al libro El Experimento Filadelfia: Proyecto Invisibilidad (1979), de William Moore y Charles Berlitz, “no tiene sentido que personas inteligentes realizaran un experimento de tanta importancia en exteriores (fuera de un laboratorio, donde el ambiente puede ser controlado), sobre agua, a plena luz del día, en uno de los puertos más importantes de Estados Unidos, con cientos de testigos involuntarios tanto civiles como militares, utilizando un buque destructor en un momento en que tanto se necesitaba, en plena Segunda Guerra Mundial”.

Sabemos que han existido incluso experimentos más descabellados tiempos después, como el famosísimo MK Ultra (hecho famoso por la serie Stranger Things), por lo que, la idea de un barco que se teletransporto no puede ser algo tan loco, comparado con habilidades psíquicas para rastrear y espiar a distancia.

Tags: ovnis

244


Más de Ay Ojón


Te puede interesar