9 películas de terror para más que un simple susto


En el cine de terror hay todo tipo de películas, algunas más sangrientas, otras más dentro del suspenso y algunas más para brincar con espeluznantes criaturas fantásticas y fantasmales.

Por eso mismo hay de sustos a sustos y mientras varias historias caen en el cliché, que ya todos conocemos, otras nutren su concepto con un poco de misterio, perfecto para hacernos pensar y analizar lo que sucede, que hace la experiencia de ver la película aún mejor.

Cómo llamarlas, ¿películas de terror para pensar?

Huye





El guiño sutil a una realidad de racismo presente en Estados Unidos incluso en la actualidad es parte por la que este relato destacó tanto, por su material reflexivo rico en metáforas y paralelismos dentro de una aparente simple historia de terror. El halo en que se desarrolla la trama y de lo que trata la película, una chica que atrae a personas que luego son hipnotizadas por su madre para ser controladas y después ‘vendidas’, es de por sí ya aterrador, pero además verlo como una crítica a la realidad social y cultural en un país que pelea por la igualdad llena a la historia de riqueza crítica como pocas lo logran.

Los Otros





La historia logra crear una atmósfera reflexiva porque es más que fantasmas o presencias sobrenaturales acechando a un grupo de gente en medio de una mansión enorme y casi vacía. Hay algo más en la dinámica del personaje principal, interpretado por Nicole Kidman, con sus hijos y sus empleados que empuja al espectador a hilar pistas y deducir verdades. Al final, con todo y la revelación de que ellos son los fantasmas, la película es más que el mero terror causado por lo sobrenatural, sino que invita a preguntarnos sobre el papel de una madre en la crianza de sus hijos y todo lo que haría por protegerlos.

Un lugar en silencio





Este relato de cine tiene muchos aciertos y alguno que otro fallo, pero hay que destacar que tiene una forma interesante de presentar su mundo de ficción con el suficiente halo de misterio. No expone todas sus reglas como si manual de construcción se tratara, sino que despliega los sucesos de manera que uno lo vaya deduciendo y aunque, sí, al final hay muchas preguntas sin respuesta, lo interesante es que pone al espectador en los zapatos de los protagonistas como para lograr que podamos preguntarnos ¿qué haría yo en su lugar?

El Sexto Sentido





La película sorprendió gracias a su excelente giro final, pero tiene otros conceptos de los que se rodea con los que se adentra también a temas que nos hacen preguntarnos cosas como qué es el miedo y por qué lo sentimos. O más importante: ¿Se pueda racionalizar? Aunque todo comienza, fácilmente descrito como ‘niño ve fantasmas’, evoluciona mucho más allá de la simple premisa, porque no se trata nada más de ver aterradoras imágenes de fantasmas pasando por la pantalla cada cinco minutos, sino que el propósito para los protagonistas y la audiencia es dar un sentido lógico a lo que sucede, algo que el cine no siempre propone tan concretamente y que aquí se agradece sobremanera.

Eso





Tomemos la adaptación más reciente por el simple hecho de su excelente realización. El relato basado en el libro de Stephen King no puede ser definido como sólo el cuento de un payaso asustando a unos niños, porque es más profundo que eso. El concepto es vehículo para muchos sustos, pero en el fondo es una historia sobre el miedo, la motivación, la maduración y el crecimiento, la desidia o la negligencia, entre otros. Pennywise se convierte no sólo en un payaso, sino que, como esta adaptación deja entrever, podría ser desde la manifestación o materialización, de todo lo que está mal en el mundo, hasta incluso tratarse de un ser de otro planeta. Y la puerta abierta hace que el debate alrededor de los temas sea incluso más rico.

La cabaña del terror





Hay algo fantástico en este proyecto producido y coescrito por Josh Whedon, porque no se limita a ser un relato slasher que hace alusión a muchas otras películas similares. Aquí cinco personajes llegan a una cabaña, mientras tanto unos trabajadores se prearan para una operación especial en la que tienen que elegir qué criatura es mejor dejar salir, fantasmas, zombis, brujas, asesinos seriales, etcétera. Y pareciera que todo es una burla a las películas del género, sobre todo de los 80’s y 90’s, la chica promiscua, el atleta, el nerd y demás. Pero hay otras capas más de fondo, porque es como si el proyecto fuera en sí una crítica al espectador, a la audiencia que sigue exigiendo filmes de esta naturaleza pero permaneciendo igual de pasiva consumiendo por inercia películas, por malas o buenas que sean, sin poner ‘peros’. ¿Será?

Exterminio





Sabemos que dicen que en las películas de zombis estos seres siempre representan algo más grande. Las minorías, los enfermos, los parias de la sociedad o el consumismo son por ejemplo algunas de las alusiones clave más repetidas en la historia del cine. En este proyecto se trata de adentrarse, más que en el escenario de muertos vivientes comiendo cerebros, en temas como la violencia extrema y la falta de conciencia social en una comunidad. La violencia por la violencia con su grado de cero paciencia y nada de solidaridad que hacen al mundo el ambiente hostil al que muchos llaman una realidad latente. No hacen falta zombis para ver que escenas de esta película pueden verse repetidas en las noticias de todos los días.

Fragmentado





M. Night Shyamalan se anotó otro triunfo con este concepto que conecta con la película El Protegido. El que aquí comienza como un relato de suspenso cuando unas chicas son secuestradas por un hombre con muchas personalidades, evoluciona a un interesante estudio sobre el ser, la violencia y la maldad. Hay mucho que leer entre líneas sobre el protagonista y cada una de sus personalidades, que lo hacen más que una persona malvada o un villano, sino una representación de los muchos males del hombre, en sus vicios, errores y hasta crueles decisiones. Bien podría tratarse de un drama o cinta de suspenso llena de momentos de tensión, pero incluso entonces es más que eso.

La noche de la expiación





Esta franquicia ha crecido gracias a la forma crítica de abordar su concepto base: un día al año en Estados Unidos en que todo el crimen es legal. Mientras la secuela crece más en cuanto al análisis crítico de lo que esto significa, la ira de la gente, la inconformidad con el sistema, la falta de equidad y oportunidades o la violencia del ser como parte de su esencia, hay algo especial en la primera entrega de la trilogía, el horror de saber que aunque se trate de una ficción, el todo como concepto es reflejo de una sociedad que parece autodestruirse sin darse cuenta. Es fácil desear nunca vivir en un mundo así, hasta que volteamos alrededor y vemos que la historia ficticia es como para ser capaz de abrirnos los ojos.

Tags: películas top terror películas de terror

581


Más de Ay Ojón


Te puede interesar