Seis de los más odiados personajes de la televisión

Hay personajes de todo tipo, héroes, villanos, ayudantes, mentores, amigos y enemigos. Todos tienen su personalidad y su propósito.

Odiarlos puede ser frustrante o fantástico, según sea el caso y el contexto. Hay varias razones, o porque los actores hacen muy bien su trabajo de ser detestables, cual lo exige la historia, o porque todo en ellos es simplemente insufrible hasta al punto de hartarnos con su presencia en pantalla.

Estos son seis claros ejemplos.

Lori Grimes en The Walking Dead





Lori junto con Carl siempre exasperaron a los seguidores del show. Siempre. Ella especialmente después de haber traicionado a su esposo, con nada menos que su mejor amigo, razón que hizo que la gente la odiara desde el día uno. Toda la dinámica que le siguió, Rick estaba vivo y Lori está embarazada de Shane, añadió un granito de telenovela al show, que muchos no vieron con muy buenos ojos. El día que encontró su fin, la gente por fin pudo respirar y seguir enfocándose en lo que mejor le llenaba.

Tess en Roswell





Su presencia sirvió dramáticamente para separar a la pareja principal del show, Liz y Max, pero esto devastó a los fans, en especial porque su personaje llegó asegurando, exigiendo, que ella era la persona destinada a estar con Max, cuando todos los fans amaban a Liz. El hecho que usara, literalmente, control mental para manipular a otros no ayudó mucho. Y luego mató a Alex y quedó embarazada y el mundo se derrumbó, por lo que sólo quedó odiarla.

Bryce Walker en Por trece razones





No hay forma de sentir un poquito de empatía por este chico y eso quiere decir que tanto la historia como el actor están haciendo las cosas bien. Que alguien despreciable que hace daño a otros se salga con la suya nunca es nada bueno, pero que nadie pueda hacer nada al respecto, por ‘privilegios’ no dichos, es algo digno de enfurecernos. La serie plantea una realidad dura pero no tan alejada de lo cierto, lo que lo hace más difícil.

Dawn en Buffy, la cazavampiros





Llegó de la nada y cambió una dinámica bien aceitada que no necesitaba cambiar para nada. Lo peor es que su presencia no fue ni para bien, en especial debido a su molesta personalidad. No era sólo que era una adolescente sin sentido común, o que resultara que tenía un papel muy importante después de todo, era que todo lo que decía parecía poco relevante, que siempre era inoportuna, se quejaba por nada y todo el tiempo y la mayoría de las veces no añadía ni siquiera algo redimible al show. Pensábamos que terminado su arco ser iría, pero se quedó, lo que la hizo más molesta.

Skyler White en Breaking Bad





Había algo realmente interesante con este personaje, porque aunque algunos dijeron que era importante su punto de vista al no querer conformarse, porque no estaba de acuerdo con las drogas, otros simplemente acusaron a Skyler de no apoyar a su esposo. Desde fumar estando embarazada hasta ocultar la verdad, que eventualmente saldría a la luz, mucho de lo que hacía provocaba que la gente moviera los ojos en desesperación. Y básicamente la serie de malas decisiones y las mentiras que terminaban por crear problemas cuando bien pudieron prevenirse, o lo que es lo mismo, por no hablar claro con Walter y dejar que el odio y su molestia volvieran todo más amargo, fue la gota que derramó el vaso.

Joffrey Baratheon en Game of Thrones





Todos aplaudieron el momento en que murió y eso es ya decir mucho. Consentido, infantil, temperamental, manipulador, creído o soberbio son sólo algunos de los calificativos que mejor le quedan. No tenía nada que hacer sentado en el trono, ni lo peleó ni lo ganó ni sabía qué hacer con él, lo que era frustrante. En efecto, era una piedra en el zapato para prácticamente todo el mundo y aunque una persona es responsable por su muerte, todos, todos queríamos que ese momento llegara para el personaje. Justicia divina, de alguna forma, dice el dicho, que bien aplica aquí.

Tags: personajes odiados televisión series

643


Más de Ay Ojón


Te puede interesar