Jeffrey Dahmer: Asesino serial y celebridad

Jeffrey 'Daddy', el homicida caníbal más famoso de todos
Si piensas en un hombre homosexual que mató, mutiló, descuartizó, devoró y disolvió en ácido a por lo menos 17 personas y terminas asqueado, probablemente seas una persona normal que sabe definir entre el bien y el mal, entre lo decente y lo grotesco, pero si terminas fascinado y con ganas de saber más, me enorgullece informarte que eres parte del club de ‘fans’ del famoso Caníbal de Milwaukee, Jeffrey Dahmer.

Nacido el 21 de mayo de 1960, Dahmer creció en un ambiente que reunía muchos de los ingredientes necesarios para convertirse en un psicópata.

Problemas con sus padres, soledad en la escuela, deseos sexuales reprimidos, ser blanco, etc.

Para los 18 años vivía solo y mató a su primera víctima a la que no se comió, pero disolvió sus restos en ácido y durante la década de los ochentas mató a muchos hombres para satisfacer sus necesidades sexuales y caníbales, y cuando fue arrestado y su historia se hizo coincida a nivel nacional. Él se convirtió en una especie de celebridad, a la que se le dio bastante exposición mediática y ganó algunos admiradores.



Cuando fue arrestado, las autoridades descubrieron fotografías instantáneas perturbadoras de sus víctimas, la mayoría tomadas durante el proceso de descuartizarlas en su bañera, así como restos humanos en su congelador; por obvias razones no pondré ninguna de esas fotos aquí, pero si gustan búsquenlas en internet bajo su propio riesgo.

Con toda esta información resulta un poco difícil creer que Dahmer sea una figura tan presente en la cultura popular, ha sido objeto de innumerables documentales, canciones de todo tipo de género y libros, incluso una estrella de Disney protagonizó una película biográfica.

Su caso es de los más estudiados por alumnos de psicología, criminología y adolescentes que quieren impresionar a sus compañera con su conocimiento de cosas ‘extremas’; hasta es mencionado en una canción Dark Horse de Katy Perry…¡Katy Perry!



Todo es producto de nuestra obsesión con lo macabro, con explorar nuestro lado oscuro que todos tenemos. Algunos psicólogos aseguran que nuestro gusto e interés sobre asesinos seriales se debe a que es una manera satisfacer nuestra necesidad destructiva y feral, al indagar sobre casos reales que seres que mataron a otras personas, se satisface ese deseo inconsciente que todos tenemos y Jeffrey Dahmer, por ser tan conocido y chocante en sus crímenes, es un escape perfecto.



Su vida es altamente similar a la de millones de adolescentes que sufrieron en una familia disfuncional e inestable, que fueron solitarios y tuvieron problemas con una sustancia como Dahmer con el alcohol y al ser blanco y bien parecido, resonó más con la mayoría de las personas que sin saberlo prefieren a la gente blanca, aún con asesinos seriales. No es lo mismo un asesino de ficción como Michael Myers o Jason Voorhees porque a fin de cuentas sabemos que no es real o que sus películas no fueron basadas en hechos reales, pero cuando caemos en cuenta que nosotros podemos ser víctimas de alguien como Jeffrey, el asunto cambia, nos asusta, pero nos gusta.



Se podría considerar inmoral mostrar interés por el caso de Dahmer, que celebramos sus acciones e hacemos invisibles a las víctimas y a sus familias y trivializamos lo que es producto de una sociedad fallida, y aunque todos esos argumentos son válidos, en muchas ocasiones son exageraciones, porque además de que no hay que generalizar, existe una diferencia abismal entre estar interesado en un caso particular y admirar al perpetrador.



La gran mayoría no negamos lo ruin y cruel que fue Dahmer, e incluso algunos creen que su asesinato en prisión en 1994 fue un final justo; sólo hay que entender que la muerte en sí y los crímenes de la vida real son un tema fascinante para muchos, y eso no significa para nada querer imitarlo, sólo es una parte de nuestra naturaleza humana manifestando su tétrico, mórbido y cruento deseo,

Tags: AY NANITA asesinos seriales crimen

448


Más de Ay Ojón


Te puede interesar