Películas que quizá no sabías están basadas en libros

Los libros como materiales de inspiración en el cine no son algo nuevo, si acaso no siempre nos fijamos en los créditos de todas las historias que vemos en la pantalla grande.

Algunos ejemplos son muy conocidos, como Harry Potter, Los juegos del Hambre o Blade Runner, pero no pasa así con todos los casos.

Estas son algunas películas que a lo mejor no sabías que están basadas en textos literarios.

Die Hard





Duro de matar es un clásico de acción de 1988 convertido en franquicia gracias a sus buenas dosis de entretenimiento. Bruce Willis encontró el éxito con su John McClane, que está basado en el personaje principal de la novela de Roderick Thorp titulada Nothing Lasts Forever, publicada en 1979. La novela es una secuela, cuyo libro original, de 1966, fue llevado al cine en 1968, con Frank Sinatra a la cabeza del proyecto.

Jurassic Park





Si bien la película original de los 90 es un ícono del cine, que creció hasta insertarse de lleno en la cultura popular, el libro en que se basa realmente nunca tuvo el mismo éxito. Las novelas de Michael Crichton eran a lo mejor mucha explicación tecnológica, que Spielberg convirtió en más aventura que explicación de la ficción, una elección que obviamente salió muy bien remunerada y que creció como la espuma en el gusto del público.

The Bourne Identity





El filme de 2002 marcó un nuevo giro a las películas de espías. Estuvo basado en la novela de thriller de 1980 escrita por Robert Ludlum. El concepto original no dista mucho del libro, Jason Bourne, un hombre con habilidades extraordinarias pero con amnesia huye de la CIA y otros asesinos que lo quieren muerto a toda costa. Una idea que después se convirtió en una exitosa saga de cine.

El club de la pelea





El filme de 1999 de David Fincher lo consolidó en el medio, lo mismo que tal vez también a Brad Pitt. La novela de Chuck Palahniuk se había publicado tres años antes. Fue la cinta la que al convertirse en cine de culto convirtió el concepto en algo tan relevante y seguido por los fans, y ahora es considerado legado importante del género, dándole así además un segundo aire al libro en que se basa. Existe una secuela en forma de cómic, publicado en mayo de 2015.

Tiburón





La idea de un tiburón que acecha las playas, y que le quitó a muchos las ganas de nadar en el mar, no es exactamente del todo idea absoluta de Steven Spielberg, pues la exitosa película de 1975 en realidad se basa en la novela homónima de Peter Benchley, publicada un año antes. No tiene secuelas, como sí los filmes, y fueronlos productores quienes tras leer al libro contactaron a Spielberg para la adaptación.

The Prestige





Este trabajo, uno de los más aplaudidos de Christopher Nolan, está en efecto basado en un libro, escrito por Christopher Priest y publicado en 1995. Del libro a la pantalla grande hay sin embargo muchos cambios, el texto contando la historia de los descendientes de estos magos en el presente, y el recuento de las hazañas pasadas descritas a través de diarios, mientras que la película explora su rivalidad en pleno siglo XIX.

Children of men





La novela de 1992 de la autora británica P.D. James es un excelente relato distópico que ahonda en temas como la política o la división de clases. El filme de Alfonso Cuarón de 2006 añade además otros elementos como temas relacionados con la inmigración. Existen diferencias en detalles que hacen a ambos proyectos igual de relevantes, en el libro no existe ninguna joven embarazada a quien proteger, por ejemplo, además de que la infertilidad es del hombre, no de la mujer, como sucede en la cinta.

Tags: Películas basadas en libros top cine

187


Más de Ay Ojón


Te puede interesar