Otras cosas que también se deben eliminar como los popotes

La decisión de ir poco a poco eliminando los popotes de plástico está siendo un primer paso para ayudar a reducir la contaminación del medio ambiente.

Starbucks ya dijo que para 2020 se eliminarán por completo de sus tiendas, mientras que en la ciudad de Seattle ya están prohibidos en los restaurantes.

La medida comienza a ponerse de moda y en muchos lugares la tendencia está creciendo. Sin embargo, el trasfondo ambientalista tiene su importancia. Eliminar plástico innecesario y que a la larga daña al planeta y a todos los seres vivos que habitamos en él.

Estas son otras sugerencias de cosas que deberíamos también eliminar.

Las cucharas, cuchillos y tenedores de plástico





Si ya se está quitando el uso de los popotes, qué mejor que hacer limpieza completa. Vasos y platos son cosa más difícil, porque algunos dicen que como no se lava, se ahorra agua, pero por lo menos en muchos casos, el uso de los cubiertos de plástico no es para nada necesario. Qué tal cuando uno compra una ensalada para llevar y te dan un tenedor de plástico. ¿Cuál es el punto si uno va a llegar a casa a comer con un tenedor normal? Por lo menos, hay que reducir el consumo de este tipo de plásticos, ¿no?

Botellas de agua





En muchos lugres se promueve el uso de termos, también de plástico pero reusables, ya sea para tomar agua o café, por ejemplo. Y se nos dice, no compres tantas botellas de agua, rellena tu termo. La medida debería continuarse y trabajar por volverla una realidad. Las botellas de agua no tienen que dejar de existir (aceptémoslo, nunca se saben los imprevistos), pero por lo menos se puede lograr que se reduzca su existencia, si tan solo todos usáramos los recipientes lavables para tomar agua, en lugar de estar comprando todo el tiempo botellas de plástico.

El plástico que une un six pack de cerveza





Esas cosas todavía existen y ni siquiera son cien por ciento funcionales. A veces las latas de cerveza vienen en cajas, a veces vienen unidas por un extraño plástico que al final no logra por lo menos cumplir alguna otra función. Es decir, no es que lo podamos usar para nada más y así, se vuelve basura sin sentido. El six pack es un clásico pero, ¿no habrá otra forma de que este clásico sobreviva, sin que se dañe más al planeta?

Las bolsas de plástico del supermercado





En muchos países las bolsas de plástico que dan en los supermercados para guardar las compras están prohibidas, y lo que se usa en su lugar son bolsas de tela que el cliente lleva por su cuenta y usa cada vez que va por algo a la tienda. No es una medida ni extrema ni difícil de cumplir, sólo hace falta determinación. Y en esos lugares las bolsas de plástico existen, para aquellos que no llevan sus bolsas de tela, excepto claro que hay que pagar por ellas un costo extra, una medida que sirve para que nunca se te vuelvan a olvidar ir de compras sin todo tu ‘armamento’.

Alambres de plástico





Amarres para cables hay de muchos tipos, pero estos específicos alambres cubiertos de plástico son una pesadilla. Sí, son muy funcionales y se pueden usar para cien cosas, si tan sólo no se tratara de un desperdicio. Para amarrar cables específicamente hay muchas otras cintas de plástico más resistentes, diseñadas específicamente para el amarre. Pero la cosa no termina ahí, por ejemplo, algunos usan estos plásticos para amarrar el cable de los audífonos. ¿Es que no podemos ocupar el mismo cable para hacerle un nudo? Pero el ataque de los alambres de plástico aún no termina ahí. Es decir, hasta se usan para amarrar las bolsas del pan.

Sillas de plástico





Sillas de plástico también hay de todos colores y sabores, pero este modelo específico de silla, tan popular en muchos lugares (puestos de la calles, salones de fiesta, etcétera) es de lo peor. Son en realidad un dolor de cabeza para quien tiene que sentarse en ellas por más de cinco minutos, básicamente porque son muy inestables, un plástico tan delgadito que se dobla y se rompe con toda facilidad. Si se necesitan sillas de a montón, que se hagan bien, sino, entre tanta silla inservible, se genera todavía más, eventual, basura.

La goma de mascar





Cualquier chicle tarda años en biodegradarse. Años. Consumirlos puede traer varias repercusiones a la salud, si bien también se hablan de algunos de los beneficios de la goma de mascar, sin embargo, una vez masticados y tirados a la basura, las personas se olvidan de la golosina. Hace muchos, muchos años, el chicle se hacía de la base de una savia que se extraía de un árbol. Pero ojo, hace por lo menos 40 años muchos fabricantes cambiaron por caucho sintético, que es más barato. Ahora, la mayoría de los chicles usan esta base de plástico.

Tags: popotes contaminación plástico


Más de Ay Ojón


Te puede interesar