Romances forzados que estaban de sobra

¿Por qué todas las películas tienen que tener subtramas que tengan que ver con romances? Amamos una buena película de ese género pero no siempre el chico tiene que enamorarse de la chica.

Por lo menos hay historias en las que la relación surge de manera natural y la dinámica tiene que ver tanto con el desarrollo del relato como con el arco de los personajes.

Hay casos desafortunados sin embargo, en los que ese ‘romance’ está más bien fuera de lugar. Aquí algunos ejemplos.

Los juegos del hambre





El error aquí es que las películas no supieron desarrollar el triángulo amoroso Katniss-Peeta-Gale como Dios manda, o más bien como la autora de los libros expone. En los filmes el enamoramiento resulta forzado, debido a muchas omisiones de tramas sí presentes en los libros. ¿Las versiones de cine realmente le dieron una oportunidad a Gale? ¿Quién no haya leído los libros en serio entiende la dedicación de Katniss por recuperar a Peeta del Capitolio? Mucho ruido y poca concreción.

Jurassic World





Ese coqueteo entre Claire y Owen, aunque entretenido, sin embargo, siendo objetivos, no aporta mucho a la historia. La verdad es que tampoco ayuda mucho a dar dimensión a los personajes y aunque se supone que ya se conocían previo al inicio de la película, por un encuentro amoroso pasado, la idea en sí nunca termina de cuajar. Pensemos, ¿si quitamos este detalle al relato, lo modificamos en lo más mínimo? Y si sólo fue vehículo para hacer una que otra broma, tampoco vemos el por qué tenga mucha justificación.

The Hobbit





El romance entre Tauriel y Kili no estaba en los libros y ese aparente triángulo amoroso donde el tercero en entrar es Légolas, tampoco. Puede que añada una cierta chispa a la trilogía pero no todos los fans quedaron muy contentos con la iniciativa, que resultó ilógica, sin sentido y sobe todo poco creíble. Tampoco es que tuviera mucha razón por qué existir y que fuera vital para la trama. Sólo estaba ahí, como para que la película cubriera todos los géneros cinematográficos posibles.

Hancock





La idea base resultaba intrigante, un hombre con superpoderes que quiere ser todo menos un superhéroe. Una historia familiar y entretenida pero con mucha acción que de pronto a la mitad del camino se enredó con una revelación que en lugar de hacer la trama más interesante, la hizo mucho más chocante. Resulta que hay algo entre los personajes de Charlize Theron y Will Smith, el protagónico, porque en un pasado estuvieron juntos, y ahora no pueden ser la pareja perfecta que fueron porque ella vive en el presente una vida feliz casada. ¿Hacía falta este toque de melodrama?

Avengers: Age of Ultron





El personaje de Scarlett Johansson casi siempre ha sido usado al antojo y conveniencia de los realizadores en las películas del universo Marvel. Su historia de origen es intrigante, interesante, pero como único personaje femenino por mucho tiempo, también se le dio a la tarea de moverse de aquí para allá. Esto fue no menos que muy criticado, pero peor se puso la cosa cuando su relación con Bruce Banner resultó ser tan vital en la secuela de los Avengers. Que eventualmente le dijera que no pueden estar juntos ‘porque no puede tener hijos’ fue el gancho al hígado que remato la furia de los fans.

Star Trek Into Darkness





El personaje de Carol Marcus tenía su función y relevancia en la franquicia original, pero en esta secuela parece que sólo apareció para que los fans reconocieran su nombre, nada más. Su papel aquí no sólo resulta innecesario en muchos sentidos, sino que para que parezca que tenga justificación su presencia, se fuerza su integración. Ahí no termina la cosa, sino que de paso la historia se encarga de hacernos creer que habrá un romance entre ella y Kirk. Todo para que Carol Marcus ni siquiera aparezca en la siguiente película.

Tags: top cine películas


Más de Ay Ojón


Te puede interesar