Neflix y Televisa, ¿separados al nacer?

¿Se convirtió en lo que había jurado destruir?
Con el éxito de La Casa de las Flores y Luis Miguel: La serie y Club de Cuervos, muchos usuarios han proclamado que Netflix es el nuevo Televisa, pero ¿es este el caso?.

La respuesta es

NO.



El hecho de que series mexicanas o hispanohablantes que contengan actores que ya hayan hecho telenovelas en el duopolio de televisoras del país no significa que hayan transmutado, porque a final de cuentas la calidad y guion son lo que separan a las telenovelas y a las series de Netflix.



Cuando Televisa optó por entrar al negocio de streaming con Blim decidió producir las mismas series patéticas y sin gracia dirigidas a un público nada exigente y sin estándares para el contenido de t.v., porque por más 'naco' que parezcan las tres series mexicanas de Netflix, no superan en pena ajena a lo que nos hacen sentir 40 y 20 o Nosotros los Guapos, las cuales son transmitidas en la plataforma de Televisa (o Youtube).



Los valores de producción de Ingobernable o La Casa de las Flores no tienen comparación con todo lo que produce la infame televisora, porque parece que Netflix optó por casas productoras con personas que hayan estudiado cinematografía, guionismo o si quiera actuación mientras que la competencia parece que sólo contrata becarios que ni el examen de admisión pasaron.



La mayor diferencia, tal vez, sean las innovaciones en el contenido los programas independeintemente de la trama, porque en las series de Netflix, los actores dicen groserías, hay representación LGBT, escenas explícitas de sexo, consumo de drogas, etc, temas que hasta la fecha son largamente ignorados por las televisoras en México y cuando se tocan esos temas generalmente lo hacen por shock value o simplemente son relegados a un tropo mal explotado.




Las audiencias, al preferir un servicio de streaming a los canales de televisión abierta, generalmente prefieren ver algo diferente y no lo que vieron con su madre mientras crecían; muchas escenas de la televisión mexicanas son famosas por lo malas que son, hasta inspiran memes que han sobrevivido la prueba del tiempo.



Una vez que se acaba la sorna, no queda algo que disfrutar y hasta te avergüenzas de vivir en un país que produce semejante porquería, por lo que las nuevas series mexicanas se aprovecharon de un mercado prácticamente inexistente.



Las series de Netflix no son perfectas y cada quien tiene derecho a su opinión, sin embargo, no sólo por ser parecidas en esencia significa que sean lo mismo o igual de malas; decir que Netflx es el nuevo televisa es como decir que usar el baño en una central de camiones es la misma experiencia que usar el baño de una suite presidencial en un hotel 5 estrellas.

Tags: APESTA televisión México


Más de Ay Ojón


Te puede interesar