Roast: Cuando la comedia y los insultos se complementan

Aunque no te lleves, te tienes que aguantar
Todos amamos contar chistes y burlarnos de alguien, pero cuando juntamos las dos cosas, es humor puro y se le conocen como Roast.


El nombre literal significa 'rostizar' y se puede entender por que, a nadie le gusta que se burlen de él. La tradición nació como tal en Nueva York, con uno de los primeros roasts jamás hechos ocurriendo en 1910. En esa ciudad nació el New York Friars Club, un club privado que desde los años 50s hacen un evento a una persona en específico que hasta la fecha sigue e infinidad de celebridades han sido víctimas de un roast, tales como Quentin Tarantino. Hugh Hefner, Jack Blacj y Whoopi Goldberg, entre otros.



El objetivo de un Roast es celebrar y honorar a la persona, haciendo observaciones humorísticas que pueden ser desde chistes inocentes hasta insultos, pero todo con una sensación de respeto, por lo que existe el dicho We only roast the ones we love. Generalmente la persona honrada es alguien ya establecido, con una trayectoria larga y respetable y las bromas tienen que ver con su profesión, vida personal o cualquier otro aspecto que le den armas a los invitados que se encargan de hacerle pasar una velada muy incomoda.




El canal Comedy Central desde el 2003 ha producido sus propios especiales, los cuales han sido populares desde entonces, rostizando a celebridades como Flavor Flav, Bruce Willis, James Franco, Charlie Sheen, Justin Bieber y hasta el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump.



En LatinoAmérica, también se produjo uno, al comediante Héctor Suarez, el cual no fue tan bien recibido por la crítica como a sus contrapartes estadounidenses.



La magia de los roasts radica en que a veces, las bromas son tan pesadas o ingeniosos que junto con la malicia y dicción con la que se cuenta, nos sorprenden y las encontramos hilarantes, además de que siempre disfrutamos ver como alguien es humillado.



Ha habido incidentes en que las bromas son demasiado crueles e insensibles, pero así son los roasts, por lo que cuando alguien asiste a uno, sabe a lo que se expone, después de todo el que se lleva, se aguanta.



Los participantes a menudo reiteran de que sólo hay que hacer bromas sobre los que están dispuestos a ser mofados y cuando alguien ya no aguanta, hay que evitar hacer bromas, porque hay una diferencia entre hacer bullying y un roast, pero fuera de comediantes profesionales, es muy común que no respeten esa regla.

Los roasts son parte muy grande de la comedia en el mundo occidental, especialmente en el continente americano y también nuestra cultura mexicana está llena de bromas pesadas o carrilla ya sean nuestros amigos, compañeras de trabajo o nuestra propia familia, la raza no perdona y por todo se burlan de nosotros, y esta bien, es divertido y no hay que tomarnos a nosotros mismos demasiado en serio, por lo que entre más burlas, mejor.

Tags: CELEBSTARS comedia


Más de Ay Ojón


Te puede interesar