Jump Scare: La vieja confiable

Una vez está bien, 75 veces un menos de 90 minutos, no
Hoy en día ver una película de terror puede ser decepcionante, en especial si la ves en el cine dentro de una sala llena de personas que no tienen etiqueta mientras la cinta es proyectada, pero si es una de esas en las que hay más jump scares que escenas genuinamente aterradoras, entonces la experiencia será horrible por la pésima reacción de la gente a un sonido fuerte y por que probablemente la película sea una de esas que abusen de los trucos baratos.



Los jump scares son parte esencial de las películas de terror, apareciendo desde la era muda y con el cine sonoro, se volvieron aun más efectivos, por lo que su popularidad y uso incrementaron, pero con la llegada del siglo XXI, se convirtieron en un tropo sobreexplotado y común en la mayoría de las películas de terror y algunas de otros géneros, por lo que ahora son considerados como una técnica barata y aburrida.



Títulos modernos como El Conjuro o Actividad Paranormal usan tanto los jump scares que para la mitad de la película estás al borde de tu asiento porque sabes que algo se aproxima, cuando en una verdadera película de terror debería asustarte pero con una combinación de atmósfera, banda sonora, elementos visuales o cualquier otra cosa que no tenga que ver con el sistema de sonido de una sala de cine.



El cine de terror está lleno de tantos jump scares que cada vez que una película de ese género es exitosa, es más novedosa la carencia del elemento sorpresivo que cualquier otro aspecto del filme. Algunas cintas modernas que no abusan de los jump scares y que fueron aclamadas por la crítica y la audiencia son The Babadook It Follows, The Witch y Get Out, las cuales logran atemorizar o incomodar al espectador sin recaer tanto en los ruidos repentinos.



Algunas cintas legendarias incluyen jump scares, pero no son la base de lo sustos, sino complementos, incluso Psicosis, la cual es considerada como una de las joyas del terror, recurre a la técnica para revelar el giro de la trama o Alien, que toda la maldita película nos tiene mordiéndonos las uñas incluyó un ataque sorpresa del xenomorfo.



Los videojuegos también han incluido la técnica desde hace varias décadas, sin embargo son más efectivos porque el espectador está inmerso en la atmósfera del juego y muchas veces está ocupado, ya sea resolviendo un misterio o tratando de sobrevivir, por lo que cuando llega el susto, agarra a alguien desprevenido.



Franquicias como Resident Evil o Silent Hill han usado más de una vez el tropo, pero aún así no son recordadas por eso, cada saga tiene su propia manera de inducir el terror en los jugadores y usan los jump scares de vez en cuando para hacer mas tensa una situación, pero su esencia está en transmitir el sentimiento de miedo y peligro de formas características que no siempre incluyen un truco barato.



El terror siempre será divertido y es uno de los géneros más longevos del cine junto con la ciencia ficción, por lo que no debería sorprendernos que sigan siendo extremadamente populares hasta el día de hoy, pero la nueva era parece estar estancada con malos guiones, abuso de efectos especiales e infinidad de jump scares, lo que provoca que el el terror se haga aburrido, repetitivo y lo peor de todo, que ya no nos asuste, y eso sí debería darnos miedo.

Tags: APESTA


Más de Ay Ojón


Te puede interesar