The Haunting of House Hill: Obra maestra del terror

Terror sobrenatural y gótico de calidad
Todos amamos una buena historia de fantasmas y casas embrujadas, en especial cuando hay una atmósfera perversa y tétrica que nos enerva aunque la situación no lo amerite, pero cuando se manifiestan las fuerzas sobrenaturales, lo único que podemos hacer es dejarnos consumir por el horror, y bueno, ese es el efecto de La Maldición de Hill House.



Esta serie de 10 episodios está disponible en Netflix y se está perfilando para ser uno de sus mejores lanzamientos de este año. Basada en la aclamada novela publicada en 1959 de Shirley Jackson, autora que ha influenciado a leyendas como Stephen King y Neil Gaiman, esta adaptación es una obra maestra que desde el primer episodio logró engancharnos y aterrorizarnos.



La premisa trata de como los eventos que la familia Crain, conformada por un matrimonio y 5 hijos, afectaron sus vidas. Saltando entre el pasado y el presente, poco a poco se van dando los sucesos que llevaron a la misteriosa muerte de Olivia Crain, la matriarca de la familia.



Desde la primera noche, los infantes comenzaron a vivir experiencias sobrenaturales con los fantasmas que también habitaban la gótica y enorme mansión, pero poco a poco, ya de adultos también comenzaron a ser víctimas de la actividad paranormal de su hogar.



La serie transita con fluidez entre las historias de fantasmas que tanto afectaron a los Crain, como los problemas personales derivados de aquellos traumas, por lo que a veces parece que estamos viendo una telenovela en lugar de una serie de terror, sin embargo el guion, junto con las actuaciones son muy buenos y los argumentos se complementan muy bien entre sí.

Uno de los mejores y más tenebrosos aspectos de la serie, es que a través de los 10 episodios, los productores decidieron colocar fantasmas en diversas tomas, pero sin tener algo que ver con la escena, es decir, sólo están ahí, observando desde la oscuridad a los protagonistas.





La mayoría de los espectros que han sido encontrados hasta ahora (el director insinuó que pueden haber más de los que han sido reportados) son personas pálidas que cuya vestimenta nos indica que son de otra época, ya sean décadas o incluso siglos atrás.





Algunos están muy escondidos y tal vez tengamos que aumentarle el brillo a nuestra pantalla para poder verlos:



En cambio hay otros que están a simple vista y nos hacen dudar si los Crain son capaces de poder detectarlos:





Lo que tal vez sea la cereza en el pastel es la ausencia de jump scares ya que en toda la serie hay muy pocos y son bastante predecibles, por lo que no tenemos que preocuparnos por el riesgo de un infarto repentino o una posible ruptura en nuestros tímpanos. Además, en muchas escenas parece que nos vamos a tener que enfrentar a un ruido estruendoso, pero no es así, por lo que la serie juega con nuestra paciencia con los momentos en lo que algo terrorífico está pasando pero es muy silencioso, demasiado silencioso, por lo que nuestra agonía porque pase un jump scare nos asusta más que el jump scare en sí mismo.

La Maldición de House Hill es una serie obligatoria para cualquier fanático del terror, es terrorífica, muy bien actuada y sobre todo muy bien construida para contar la historia entrelazando el presente y el pasado. El futuro de la serie en incierto, ya que la historia de la familia Crain llega muy bien a su fin durante el último episodio y Netflix no ha confirmado si habrá una segunda temporada, pero no importa, ya que con esta joya del terror tenemos suficiente con que estar agradecidos... y asustados.

Tags: AY NANITA


Más de Ay Ojón


Te puede interesar