Princesa de Japón abandona la realeza al casarse con un plebeyo

El amor es más fuerte que un título de una familia imperial machista
La sobrina del actual Emperador de Japón, Ayako Moriya, renunció a su estatus como princesa y abandonó la casa imperial al casarse con un plebeyo.

El matrimonio se concretó el pasado lunes 29 de octubre de 2018 en el santuario Meji, ubicado en Tokio, la capital del país, en donde Ayako, de 28 años contrajo nupcias con el empresario Ken Moriya, de 32 años, durante una ceremonia tradicional en donde la ahora ex miembro de la realeza vistió un ostentoso kimono y un peinado típico de la aristocracia nipona.



Debido a la estricta ley de la casa imperial, la cual estipula que las mujeres que se casen con un plebeyo, es decir, alguien fuera de la realeza, tendrá que renunciar a su estatus y convertirse en una ciudadana común y corriente. Cabe destacar que la ley no aplica en el caso de los varones puesto que su tío y actual Emperador de Japón, Akihito, se casó con una plebeya.



Como compensación por el despojo de sus privilegios, el Estado le otorgará a Ayako alrededor de un millón de dólares, quien está feliz con su decisión y alega que tiene al apoyo total de su familia.

Su deserción volvió a abrir el debate sobre la estricta ley que rige a la familia imperial japonesa, ya que beneficia injustamente a los hombres sobre las mujeres, debido a que un hombre sí puede mantener su estatus como miembro de la familia imperial e impide que las mujeres puedan llegar al Trono del Crisantemo.



Gracias a la preferencia hacia los varones, actualmente se está viviendo una crisis de sucesores al trono, debido a que sólo hay 3 hombres en sucesión, por lo que desde hace décadas que se está considerando adoptar el sistema de primogenitura absoluta, la cual permitiría a las mujeres llegar a ser emperatrices por descendencia y no por matrimonio.




Tags: WOW Japón


Más de Ay Ojón


Te puede interesar