El crimen que se resolvió casi 30 años después gracias a una lata de Coca Cola

El homicidio de una joven que se cometió hace casi 30 años, por fin se ha esclarecido gracias a la ayuda de una muestra de ADN encontrada en una lata del refresco Coca Cola.

Mandy Stavik de 18 años y residente de Washington, EU, salió aproximadamente a las 2 y media de la tarde del día de Acción de gracias en noviembre de 1989, a pasear con su perra ovejera alemán, Kyra.



Sin embargo, horas más tardes el animal regresó solo a la residencia de los Stavik, por lo que inició una búsqueda del paradero de Mandy.

Tres días después de su desaparición y dos de haber encontrado el pantalón que usaba aquel día abandonado en una zona boscosa, el cadáver de la chica fue encontrado a 5 kilómetros de la residencia, flotando en el río Nokksack.



El forense determinó que la víctima había muerto ahogada tras encontrarse inconsciente, pues su cabeza presentaba un severo golpe en la parte posterior, al igual que el resto de su cuerpo en el que estaban marcadas huellas de violencia y tortura. Además de encontrar restos de semen, lo que indicaba que había sido violada.



Estos fluidos eran la única pista que tenían para dar con el homicida de Mandy, pero la investigación se prolongó por años en el país reuniendo a varios sospechosos.



Entre estos se encontraba un sujeto de nombre Timothy Bass, quien se había negado a entregar su muestra de ADN a las autoridades dos veces cuando le fue solicitada.

Lamentablemente sin más pruebas en su contra no se le podía obligar a someterse a la prueba, pero su comportamiento a negarse a ayudar a los oficiales también lo convertían en el sospechoso número uno para los agentes.

Bass trabajaba en una panadería ubicada en Bellingham, Washington, donde sus compañeros se negaron también a proporcionar información de éste, hasta que una empleada del sitio decidió ayudar a los investigadores por decisión propia.



La mujer que durante un tiempo observó con detenimiento los movimientos de Timothy, el 10 de agosto del 2017 aprovechó un descuido de éste al tirar una lata de Coca Cola y un vaso de plástico de los que había bebido.

La dama recogió los recipientes y los llevó ante las autoridades para que iniciaran el protocolo correspondiente para verificar las muestras de ADN.

Efectivamente, los resultados arrojaron positivo, pues la muestra de saliva en la lata y el semen sobre los restos de Mandy coincidían.



Pese a que el caso aún se encuentra ne proceso y que los abogados de Bass han intentado liberarlo de sospechas con la excusa de que 'fue una trampa ilegal' la acción de la trabajadora y su colaboración con las autoridades, ésta ha afirmado que si lo hizo fue por voluntad propia, pues se sentía con el deber moral de ayudar por su posición de madre de familia.



Cabe destacar que según la declaración de la esposa de Timothy, éste solía ver programas de resolución de casos criminales y que además solía comentar que él de encontrarse en una situación similar no lo atraparían porque no era tan estúpido.

Según la información de medios nacionales, el juicio comenzara en abril de este año.

Tags: ay nanita misterio crimen asesinato lata coca cola muerte viral mandy stavik miedo asesinato


Más de Ay Ojón


Te puede interesar