Siete tristemente menospreciadas películas de ciencia ficción

La ciencia ficción es un género muy popular y querido por los fans del cine y la televisión, pero entre una tan vasta cantidad de propuestas, no sólo es imposible verlas todas, es que incluso algunas pasan desapercibidas.

Estos son siete magnificas cintas del género que no recibieron el suficiente reconocimiento, eco, o bullicio que se merecían.

Spectral



Una película de Netflix que merece ser mucho más conocida, resalta por la efectividad de su historia, desarrollo y producción. Entretenimiento que además resulta interesante, de lo que trata es de un científico que es llamado a colaborar con el gobierno para descubrir qué son los extraños seres que están matando a sus soldados durante la guerra. Algunos creen que es un arma secreta desconocida, pero la evidencia apunta a que son una especie de fantasmas. Lo lógica deberá deducirlo.

The Signal



Sorpresiva por la manera atinada como se desarrolla, especialmente a pesar de un presupuesto moderado. Esto significa que invierte en efectos especiales cuando la historia realmente lo requiere y luego no rellena con secuencias de acción innecesarias, sino que desenvuelve un drama muy intrigante que pedirá al espectador develar lo que sucede. Unos chicos van siguiendo los pasos de un hacker y creen haberlo encontrado en el desierto de Nevada; puede sin embargo, que en realidad se encuentren en medio de un experimento tecnológico.

Alerta Solar



De la mente del excelente Alex Garland (Aniquilación o Ex Máquina), este relato de ciencia ficción también tiene un elenco de envidia, por ejemplo Rose Byrne, Michelle Yeoh, Chris Evans o Cillian Murphy. Dirigida además por Danny Boyle, la película cuenta la historia de una misión que debe ir al sol a lanzar una bomba para reactivarlo, o la oscuridad acabará con la vida en la Tierra. El viaje, claro, va de la mano de varios cuestionamientos éticos y existenciales.

Coherence



Hay tantos elementos que analizar durante este relato, que la cinta da para verla más de una vez. Su trazo, eventualmente nos damos cuenta, es claro y sabe lo que quiere, así que la explicación final satisfactoria que inicia con un misterio que parece no tener ni pies ni cabeza: unos amigos se reúnen para una cena el mismo día que pasará un cometa cerca de la Tierra. Tensiones y secretos van añadiendo a la dinámica entre los presentes, cuando de pronto las luces se apagan y sólo una casa al fondo de la calle aún cuenta con electricidad. Sobra decir que cosas extrañas comienzan a ocurrir (y no son fantasmas).

Moon



La mejor de la trilogía a cargo de Duncan Jones, este relato se sostiene por su gran imaginación y el increíble trabajo del actor Sam Rockwell, quien pasa casi toda la cinta solo en pantalla. La idea va de un hombre que trabaja en una estación espacial en la Luna y quien está a punto de cumplir los años que debe cubrir durante su misión. Y está listo para su regreso a la Tierra, pero un accidente inesperado le revela un oscuro secreto, puede que él no sea él, sino un clon de sí mismo, y no el primero, cabe decir.

Frequently Asked Questions About Time Travel



Es increíble cómo esta pequeña joya de la comedia pasó desapercibida y es una pena porque combina a la perfección aquel género con el de la ciencia ficción. Protagonizada por Chris O'Dowd y Anna Farris, trata de un grupo de amigos que se reúne en un bar en donde descubren que en el baño hay un artefacto que led permite viajar en el tiempo. Por supuesto que los protagonistas ocupan la oportunidad para jugar con los bucles temporales, hasta que les dicen que deben usar su poder para salvar al mundo.

Sound of my voice



Hay varias grandes producciones asociadas a Brit Marling, o más bien a su trabajo como coescritora y actriz, y Sound of my voice es una de ellas. Probablemente la cinta menos conocida de aquellas en las que ha participado delante y detrás de cámara, este relato sigue a dos periodistas que se infiltran en un culto para investigar a su líder, una mujer que dice venir del futuro. Si esto es cierto o no es cuestión de que el espectador reflexione y saque sus propias conclusiones.

Tags: Cine películas menosprecio


Más de Ay Ojón


Te puede interesar