Batman, el Caballero Blanco... la historia de un Joker bueno

“Tu trabajo como vigilante no defiende la justicia, sino el control. Usas al crimen como terapia y ciudad Gótica es tu víctima.”

Una frase que sin duda, muchos seguidores de Batman han puesto sobre la mesa a lo largo de su historia, pero que finalmente alguien se la dijo a la cara, nada menos que el señor Jack Napier, quien hasta hace poco fuera conocido como el Joker.



Eso es lo que cuenta la mini serie, EL CABALLERO BLANCO. Una historia que nos contará cómo el Joker, es decir el Sr. Napier, ha dado con el problema base de su enferma locura y maldad: Batman.

Siendo ambos la cara de la moneda que representa el orden y el caos. Dos elementos que se necesitan a sí mismos, pero deshacerse de uno, eliminaría al otro. Por lo que Batman no ha hecho mucho por intentar detener al Joker como agente del caos, pues de hacerlo su rol como fuerza del orden caería mucho.



La historia cuenta como Jack (Joker) buscará redimirse a sí mismo por un medio, un tanto sorprendente para muchos, ir tras de Batman como causante del caos que impera en Ciudad Gótica. Acusarlo y responsabilizarlo de cada acción cuestionable que ha hecho a lo largo de su cruzada contra el crimen, como destrucción y daños colaterales de propiedad privada y pública, además de gente inocente lastimada por culpa del vigilante, quien al no poder erradicar el crimen y no poder vivir sin él, solo se limita a controlarlo.

“CIUDAD GÓTICA MERECE ALGO MEJOR QUE EL JOKER Y AL CABALLERO OSCURO.”





La saga inicia con una escena brutal para cualquier fanático del murciélago. El Joker aparece rehabilitado pidiendo ayuda a un Batman encerrado como un criminal.



¿Qué nos lleva a esta situación? ¿Qué ocurrió un año atrás donde todo comenzó?

Una “pelea de rutina” entre ambos, donde Batman a punta de salvajismo y violencia extrema, está demostrando al mundo que hará todo lo posible de detener al Joker siempre que sea necesario, excepto intentar rehabilitarlo a la sociedad. Cosa que el payaso comprende mucho mejor que nadie y escupe al héroe la mítica frase:

“El control, tu manera de cuidar esta ciudad es una forma patética y lastimera de recuperar lo que una vez fuiste.”



De ahí, el Joker comenzará un camino a la redención para intentar arreglar la ciudad de una manera que no es la propia, no es el caos y cuyo responsable del mal que impera en la ciudad es el Caballero Nocturno, por lo que dará el giro al orden que supuestamente el vigilante representa. Convirtiéndose en el Caballero Blanco de Gótica.


JUGANDO CON LA PERSPECTIVA DE LOS PERSONAJES





Creada por Sean Murphy en un intento de ver a los personajes cambiados en sus papeles, un Batman fuera de control, rudo y lleno de violencia que llegara a donde tenga que llegar para seguir dominando el orden que su ciudad tanto requiere y un Joker, es decir, un Sr.Napier, redimido para salvar lo que queda de la misma ciudad, la moderna saga toma como referencias muchas de las grandes batallas entre ambos personajes para darnos a entender que si Gótica y el Payaso están hundidos, es por que el mismo Caballero Oscuro lo ha permitido a cierto nivel para seguir justificando su existencia.



Esta idea no es descabellada, pues muchas veces se a dicho que Batman es la verdadera cara y su alter ego, Bruce Wayne es la mascara.

Pero una vez establecido esto, Murphy se concentra en el Joker, en su manera de entender que todo lo que a hecho estaba “equivocado” y que si alguien debe de tomar las riendas de la razón y la justicia, es él. Convirtiéndose en el protagonista absoluto de la historia, desarrollando al personaje de una manera tan eficaz y versátil que en los primeros números estamos dudando que se trate del mismo payaso de media noche o si lo que estamos leyendo, es en realidad algo más detrás de la siniestra sonrisa del Joker.


La historia pareciera desarrollarse en una versión diferente a la actual continuación del Universo DC y, si bien la premisa es sencilla también fue arriesgada, funcionó muy bien y convirtió a la saga en un éxito en ventas para DC, mostrando que no importa cuanta tela se corte de la historia de ambos personajes, siempre podrán sorprendernos más y dejar claro que en efecto, sin importar de qué lado este la moneda, uno necesita al otro.

Tags: comics batman joker dc comics


Más de Ay Ojón


Te puede interesar