7 secuelas de cine completamente innecesarias

No todas las secuelas funcionan y es por algo, la magia o chispa que no se puede repetir, el desgaste de la historia o le destrucción, con la segunda o tercera o quinta parte, de un concepto que ya no debía tocarse.

Estas son algunas de las secuelas de cine que lamentamos y desearíamos poder olvidar. ¿Alguien de verdad pensó que serían una buena idea?

Indiana Jones y el reino de la calavera de cristal





La trilogía original con Harrison Ford es de las más exitosas que existen y si bien algunos dicen que fueron perdiendo calidad, mantenían un estilo de aventura y comedia único que las hizo leyendas para los amantes del séptimo arte. Este escenario en la cuarta entrega que introducía al hijo de Indiana en una nueva aventura simplemente no dio el ancho. No había justificación para hacerla más que explotar el éxito pasado y la nostalgia, pero sus desatinados elementos en historia, personajes y hasta elección de elenco la sepultaron en el olvido, o el odio de los seguidores.

Furia de Titanes





Furia de Titanes de 2010 era de por sí un remake, cuyo intento de revivir no fue muy bien visto por la industria. Esta nueva versión al menor prometía con su fantasía, criaturas míticas y acción. El proyecto no funcionó, lamentablemente, y quedó como un relato medianamente entretenido pero sin mucho motivo de existir. Aún así decidieron hacer una secuela en 2012, a la que evidentemente no la fue nada mejor. Una sacudida en el elenco no le dio nueva vida a la historia y tras ser igual de decepcionante que su antecesora, terminó no teniendo esta sí nada de sentido de existir.

Matrix 2 y 3





¿Por qué no dejar que Matrix fuera un relato perfecto de acción y reflexiones filosóficas imposible de repetir, en lugar de echar a perder todo lo logrado con una secuela y luego una tercera parte? La Matrix de 1999 pasó a ser una película de culto que además revolucionó el cine y la forma de hacer películas con sus innovaciones en efectos especiales. En lugar de dejarla pasar a la historia como algo único, decidieron una secuela y una tercera parte que sólo decepcionó a los fans y que fue aplastada por la crítica. La razón es simple, todo lo genial que hubo en la uno, la dos y la tres lo tiraron por la borda con clichés y desenlaces cursis.

Speed 2





Con Máxima Velocidad el cine se hizo de una historia de acción que combinaba una buena dosis de adrenalina con un modelo de películas del ramo que prometía entretenimiento puro. La fórmula no era única pero la dinámica funcionaba gracias a los personajes y los actores que los representaban. Se preparó una secuela pero enfocándose sólo en uno de estos protagonistas. Al final, no era en realidad una secuela, sino la idea vagamente colocada en una cinta de acción totalmente diferente, donde aparece la misma actriz, pero nada más. Y entonces la gente dijo que era un engaño usar el mismo título para en algo que no tenía nada que ver.

La ira: Carrie 2





La película original de 1976 es un clásico del cine de terror. Un relato más sobre demonios internos y la forma como pueden destruir a las personas, algo que se vuelve letal cuando hablamos de Carrie, una chica que de por sí tiene poderes especiales, concepto que marcó a más de una generación. La secuela de 1999 tiene como protagonista a la que viene siendo la media hermana de Carrie, Rachel Lang. Fue un fracaso; la línea narrativa es tan repetitiva y sin chispa que pierde todo encanto que logró la original. Una historia finalmente predecible y prescindible que a nadie gustó.

Dirty Dancing: Havana Nights





En 1987 se estrenó Dirty Dancing, un drama musical que relata el romance entre una chica y un bailarín. Su lanzamiento puso el baile de nuevo en el gusto de los adolescentes de la época, revolucionando y dejando su marca en la historia. Para 2004 realizaron una secuela sin más motivos que reciclar la idea original, sin lograr un verdadero impacto. Se ambientó en Cuba para darle un toque más latino, pero esto igual no atrajo a la audiencia y el problema fue que se trataba de la misma historia, pero revolcada, una falta de originalidad que la vuelve una pérdida de tiempo. Y lo peor es que hay una tercera parte, pero centrándose en el Capoeira.

Transformers: Age of Extinction





Algunos debatirán que la primera secuela planeada de por sí no tenía sentido, porque reciclaba todo lo visto en la anterior. No obstante hicieron una trilogía y aunque recibió muchas críticas por ser películas vacías, entretuvieron a los fans. Parecía que la franquicia nos dejaría en paz, cuando decidieron hacer una cuarta, sólo que ahora enfocándose en nuevos personajes, pisoteando además mucho de lo que se construyó en las primeras. ¿Se la pasan desarrollando una amistad entre Sam Witwicky y los Autobots para que en esta cuarta parte ni lo mencionen? Cuando nos dimos cuenta que la película era de nuevo exactamente lo mismo, mucha acción sin una narrativa coherente, ya era muy tarde, se le había dado luz verde a una nueva secuela.

Tags: cine top secuelas de cine matrix speed


Más de Ay Ojón


Te puede interesar